Gramenet.TV ...

 Aquesta pàgina recull la història i l'actualitat dels moviments socials i entitats populars i el testimoni amb entrevistes als actors.

Grama, escuela de vida

Después de ver el vídeo en el que aparecen Mar Fontcuberta, Humbert Roma y Agustina Rico, mi primera sensación ha sido de nostalgia, pero de inmediato también de admiración hacia Mar y Humbert por su heroicidad al dirigir una revista como Grama en una época tan y tan difícil. Fueron ellos los que más arriesgaron, sin duda.

Valoro mucho su compromiso y valentía por una causa que hay que reconocerles. Sólo habiendo vivido esos años convulsos se pueden calibrar justamente sus acciones. Echo la vista atrás y pienso en Grama. Yo tenía 17 años y el primer recuerdo que tengo es el de verme en un Vespino de color rojo cobrando suscripciones de la revista a un precio de 250 pts anuales, es decir menos de 2 euros.

Así empezó mi relación con Grama, donde trabajé de cobrador, administrativo, repartidor publicista y por último de fotógrafo, cuando supe que esto era realmente lo que quería llegar a ser. Todos estos trabajos que desarrollé en Grama, a la que tengo como mi escuela, me han servido y mucho a lo largo de mi carrera, además lógicamente de rodearme de grandes periodistas que me enseñaron la profesión.

Un día tuve la gran suerte de descubrir la magia y la alquimia de la fotografía de la mano de J. J. Pastor. Ese día ha quedado grabado en mi memoria, lo recuerdo perfectamente. Pastor vestía una bata blanca manchada por los líquidos, y la luz roja y el olor a los químicos del laboratorio creaban una atmósfera de cuento.

Cuando el fotógrafo de Grama metió un papel en blanco en el líquido revelador y comenzó a dibujarse un paisaje, lo encontré tan mágico que en ese mismo instante decidí ser fotógrafo. Descubrí en esa habitación lo que ha acabado siendo mi profesión durante 40 años. Gracias a ella he canalizado mi vida y he descubierto un mundo que me ha hecho feliz. Todo ello se lo debo a Grama.

En este aniversario sólo tengo palabras de reconocimiento, gratitud y eterna amistad a todos aquellos que formaron parte de la revista. Siempre han estado y estarán en mi mochila.

Pedro Madueño. Fotógrafo